adios miedo dentista niños

Adiós al miedo al dentista de los niños

A todos nos ha pasado de pequeños: las primeras veces que oíamos que teníamos que ir al dentista sentíamos un miedo casi irracional ante la perspectiva de incertidumbre y dolor que se abría ante nosotros. En Morales Cervera sabemos que ese miedo que tienen los niños al dentista está muy presente y, por eso, te damos unos consejos para decirle “adiós” de la manera más rápida posible.

Desde pequeño

Una de las claves para que la relación entre los niños y el dentista sea la mejor es acudir a la clínica desde pequeño para que interiorice todo el proceso como parte normal del desarrollo. Además, con el fin de que ese miedo se vaya cuanto antes, conviene que estas visitas sean periódicas.

No ocultar la visita

Es muy importante que a los niños nunca se les engañe con el motivo de su visita al dentista. Hay que huir del habitual engaño positivo, ya que su decepción cuando llegue al dentista es mayor y, por lo tanto, su miedo aflorará en cuanto descubra la realidad.

Hablar bien del dentista

En las edades más tempranas, el cerebro es como una esponja que absorbe todos los estímulos que recibe. Esto permite que entiendan el sentido de una acción según el tono o las palabras utilizadas. Así, hay que intentar no hablar negativamente del dentista, huyendo de todos los términos que puedan interferir en esa pérdida de miedo que se busca. Dolor, sangre o aguja pueden ser palabras que supongan una barrera inicial que, más adelante, sea muy difícil de derribar.

Escuchar las dudas

Por otro lado, la empatía es muy importante para que sienta que se le escucha y que su miedo es infundado. Al principio, todos tenemos dudas al no saber a lo que nos enfrentamos y tan solo hace falta que alguien escuche nuestras dudas y nos argumente que no son reales. Los niños son curiosos de por sí, y más si sienten que van a un lugar donde no sabe lo que va a ocurrir. Por eso, escuchar y responder con calma y de manera positiva es muy importante para eliminar el miedo al dentista.

No abandonar los tratamientos

Otra cuestión importante es seguir el tratamiento a rajatabla con todas sus revisiones, ya que, si el tratamiento se deja a la mitad o no se siguen todos los pasos necesarios de control, a la larga será peor. Esto es así porque esas correcciones pueden ser más dolorosas que el tratamiento habitual, por lo que su temor puede agrandarse.

Estos son algunos de los consejos que desde Morales Cervera damos para que los niños digan adiós al miedo al dentista. ¡Ponlos en práctica y verás como la relación de tus hijos con el dentista será la mejor!

Post a Comment