Cómo afecta el tabaco a tus dientes

Cómo afecta el tabaco a la salud bucodental

El tabaco es uno de los elementos más dañinos para la salud bucodental. Tanto la nicotina como otros agentes químicos presentes en los cigarros perjudican significativamente los dientes y encías. Los daños que produce el tabaco son tanto físicos como estéticos, y algunos de ellos irreversibles.

5 dolencias provocadas por el tabaquismo

A continuación, te explicamos 5 dolencias bucales que puedes sufrir si consumes tabaco.

1. Enfermedad periodontal 

La nicotina y el humo del tabaco dañan la encía y la vuelven débil y carente de firmeza.  Esto provoca una perdida en la sujeción de los dientes y una inflamación de la encía que causa un dolor agudo en la boca. Pero, aunque los síntomas parezcan fácilmente detectables, la mala circulación que el tabaquismo produce camufla la inflamación y hace que la enfermedad no sea suficientemente visible hasta que la periodontitis está demasiado avanzada.

La tasa de éxito que la cirugía tiene en el tratamiento de la periodontitis es baja, ya que de reincidir las afecciones aparecerán de nuevo por eso es importante prevenir.

2. Reducción del gusto y el olfato 

El daño provocado por la nicotina en la circulación sanguínea afecta también a la llegada de sangre a las papilas gustativas. Al no tener estos órganos un correcto funcionamiento, el fumador pierde la sensación de sabor de los alimentos, y lo mismo ocurre con los olores.

3. Dietes amarillos 

Los dientes se ven afectados por los ingredientes agresivos que contiene el tabaco y comienzan a mostrar un tono amarillento antiestético.

4. Halitosis 

La nicotina y el alquitrán, entre otros componentes del tabaco, provocan mal aliento al estar en contacto con los dientes, las mucosas y la lengua de los fumadores. El humo de los cigarros también es perjudicial en este aspecto ya que causa ausencia de saliva en la boca y esta es la que limpia y evita la proliferación de bacterias. La falta de saliva retrasa la regulación del PH y aumenta el riesgo de padecer caries y otras enfermedades dentales, lo que dará como resultado la halitosis.

5. Retraso en la curación de heridas 

Cuando se reduce la proliferación de bacterias en la boca a causa de la falta de saliva, la curación de heridas bucales comienza a volverse incorrecta e incluso es posible que pueda agravarse. La sequedad provocada también por la carencia de saliva hace que las encías y la boca estén más sensibles y tiendan a quebrarse, lo que finaliza en afta bucal.

 

Ahora que ya conoces los daños que el tabaco puede ocasionar en tu boca, no dudes en acudir a nuestra clínica si crees que puedes padecer alguno de ellos.

 

Puedes acudir a nuestra clínica o llamarnos sin compromiso para tener la sonrisa siempre lista.

 

Post a Comment