Qué es el bruxismo y cómo tratarlo

No es raro sentir dolor en la mandíbula u en los oídos al despertarse, puede que incluso dolor de cabeza. Lo que muchos no saben es que estos dolores pueden tener su causa en nuestra boca. Si esto te ocurre a menudo es posible que sufras de bruxismo.

Se conoce como bruxismo el movimiento continúo, intenso e inconsciente de los dientes, comúnmente lo conocemos como “rechinar los dientes”. Suele darse por las noches, y consiste en que las personas que lo sufren aprietan los dientes superiores contra los inferiores con mucha fuerza, al mismo tiempo que los mueven hacía delante y atrás.

Desde Morales Cervera vamos a explicarte todo lo que conlleva sufrir de bruxismo, y que opciones existen para tratarlo.

Causas

-Incorrecta alineación de los dientes: los dientes buscando una forma natural de colocarse se aprietan unos a otros provocando un desgaste.

-Alimentación diferente: consumir demasiados alimentos con azúcar puede llevarnos a sufrir bruxismo.

-Mal sueño y posturas: dormir menos de las horas recomendadas puede influir en este problema. Así como adoptar malas posturas o tener una colocación incorrecta.

Consecuencias

La presión que ejercemos en nuestra mandíbula como consecuencia del bruxismo es muy perjudicial para nuestros dientes. Llegando a acarrear diferentes problemas como el desgaste progresivo de las piezas dentales.

Aunque el bruxismo es muy frecuente en los niños, en estos no se considera una patología. De hecho, es algo natural en el desarrollo de la dentición y un estimulo para el desarrollo muscular y óseo. La mayoría de las veces tiende a desaparecer con el paso del tiempo. Si no es así, y se continúa o se desencadena el bruxismo en la edad adulta, es cuando se da el verdadero problema para nuestros dientes.

Para saber si realmente sufrimos de bruxismo hay que estar atento a cualquiera de los siguientes síntomas:

-Dolor de cabeza: apretar con tanta fuerza los dientes sobrecarga de trabajo la articulación que se encuentra entre el hueso temporal del cráneo y la mandíbula.

-Dolor de mandíbula: normalmente es el primer síntoma y dolor que sentimos. Quien sufre bruxismo siente este dolor principalmente por las mañanas.

-Dolor de oído: puede llegar a producir sensaciones muy incómodas.

-Sensibilidad dental: puede estar causado por el bruxismo.

-Ansiedad: el bruxismo puede comenzar con estrés y ansiedad, pero a su vez este se puede retroalimentar, y nuestro problema bucal nos acaba originando un nivel mayor de ansiedad.

-Contracturas: apretar durante mucho tiempo la mandíbula, puede hacer que la tensión llegue a las cervicales y espalda.

Tratamientos

Además de ayuda para saber convivir mejor con el estrés y la ansiedad, son tres los tratamientos dentales contra el bruxismo.

-Férula de descarga: es el método que se utiliza con mayor frecuencia. Consiste en crear una cubierta protectora de plástico o resina para evitar así la presión entre los dientes.

-Ortodoncia: se da en los casos en los que existe una mala alineación de las piezas dentales.

-Cirugía: es la última opción, solamente para casos extremos.

Como siempre recomendamos visitar a tu odontólogo de confianza si empiezas a sentir algunos de los síntomas anteriormente explicados.

Post a Comment