Cuándo se debe usar un protector bucal

Romper o perder uno de nuestros dientes puede ser un gran problema, no solo desde el punto de vista dental, también estético. La rotura de piezas dentales suelen ir asociadas a los niños, pero también los mayores pueden sufrir este tipo de accidentes en choques o golpes. Por ello, utilizar un protector bucal es tan necesario, sobre todo si realizas cualquier deporte de contacto. En estos casos las probabilidades de sufrir fracturas dentarias son mucho más altas.

El protector bucal es un aparato que se coloca en el interior de la boca con la intención de protegerla. Es muy importante elegir el que mejor se adapte a las necesidades que quieras cubrir, ya que los protectores bucales no solo protegen nuestra salud bucodental. También protegen contra la pérdida de consciencia por el golpe, lesiones cervicales, conmociones y problemas de visión derivada por el impacto.

Por ello, desde Morales Cervera vamos a explicarte qué tipos de protectores bucales hay, cuándo deben utilizarse, para qué sirven y otros detalles sobre ellos.

La Sociedad Española de Odontología del Deporte (SEOD) realiza una clasificación dependiendo del deporte y el riesgo que este conlleve:

Riesgo alto

Deportes como: artes marciales, boxeo y kickboxing de contacto, fútbol americano, rugby, hockey, patinaje sobre hielo…

Riesgo intermedio

Deportes como: baloncesto, balonmano, buceo, paracaidismo, waterpolo, equitación, squash…

No es obligatorio su uso en muchos de estos deportes, pero muchos de los deportistas, profesionales o aficionados, que realizan alguna de estas actividades se decantan por protegen su boca con los protectores dentales.

Los protectores bucales se pueden diferenciar en tres categorías:

Estándar

Este tipo de protectores bucales pueden utilizarlos cualquier persona. Como su nombre indica su formato es estandarizado, por eso, hay veces que puede haber ciertas dificultades para encajarlo en la boca. Se debe tener en cuenta que cada dentadura es distinta. Normalmente suelen quedar holgados y se caen con facilidad.

Semiadaptables

Son protectores bucales moldeables, se pueden ajustar a cualquier boca. El material con el que están fabricados el termoadaptable, es decir, se moldea con el calor.

Antes de utilizarlo se debe introducir en agua caliente para inmediatamente probárnoslo y conseguir así que se ajuste a nuestra dentadura.

Fabricados a mano

Este tipo de protectores bucales son personalizados. Se realizan a partir de moldes tomados del paciente, haciendo que se adapten a la perfección, sean mas cómodos y no se caigan.

Cuidados

El protector bucal debe cuidarse con una rigurosa higiene. Hay que limpiarlo después de cada uso y guárdalo en su caja o estuche con algo de ventilación. No se debe dejar bajo la luz directa del sol, ni en un interior con altas temperaturas como puede ser un coche.

Para lavarlo solo es necesario un cepillo, agua y jabón neutro. Aunque  después de varios usos es aconsejable sumergirlo en agua con una pastilla especial para higienizar prótesis dentales.

Como veis no son muchas las cosas a tener en cuenta si tienes que utilizar un protector bucal, pero como siempre y ante cualquier duda te recomendamos que lo hables directamente con tu odontólogo de confianza.

Post a Comment