Consejos para combatir la halitosis o mal aliento

Consejos para combatir la halitosis o mal aliento

Los problemas relacionados con nuestra boca pueden traducirse en dificultades para entablar relaciones sociales, como ya hemos defendido en otros posts. Y si hay uno que destaque por encima de todos ese es el mal aliento o halitosis. Un olor desagradable que puede provocar que no nos relacionemos de la misma manera, ya sea por vergüenza o por la inseguridad que nos da.

A menudo, son los malos hábitos los que están detrás de la halitosis. Cepillarse poco o de forma incorrecta, el tabaco, no beber agua… son muchos los factores que pueden incidir en el mal aliento. Desde Morales Cervera queremos dejarte unos consejos para que combatas este problema.

Cepillado

Por mucho que lo hayas escuchado, no nos cansamos de decirlo: cepillarse los dientes al menos dos veces al día durante 2-3 minutos es esencial para una correcta higiene bucal y, por tanto, para combatir la halitosis. Lo idóneo es después de cada comida y, también, antes de irse a dormir.

Así como la frecuencia, es muy importante cepillarse de manera correcta. En este caso conviene poner especial atención a la lengua, dado que es donde se alojan muchas de las bacterias.

Hilo dental

Son las pequeñas partículas alojadas en nuestros dientes las mayores causantes del mal aliento. Para eliminar todas, es vital utilizar el hilo dental de manera diaria. Te permitirá llegar donde no lo hace el cepillo.

Come

Aunque pueda parecer extraño, una de las causas derivadas del ayuno es la halitosis. No comer de manera regular puede incidir en este problema al potenciar el mal aliento. Como siempre, hay alimentos que favorecen la aparición del mal aliento y otros que lo previenen. Así, frutas, verduras y quesos curados son tus aliados al estimular la secreción de saliva. Por otro lado, has de evitar el consumo excesivo de ajo, la cebolla o los alimentos muy especiados.

Bebe agua

Otro punto vital para combatir la halitosis es beber agua con frecuencia. En torno a un litro y medio diario. Por un lado, evita la sequedad bucal que puede potenciar el mal olor bucal. Por otro, el agua ayuda contra el mal aliento al llevarse consigo las partículas y bacterias que provocan este problema

No fumes

Este es un consejo al que hacemos referencia en cada post sobre consejos para cuidar de tu boca. Fumar es malo para tu salud y, en este caso concreto, es muy malo para tu aliento. Provoca sequedad bucal y deja un mal olor persistente que cuesta eliminar.

Chicle o caramelo sin azúcar

Aunque esta medida solo es transitoria, para combatir de manera inmediata el mal aliento, puedes masticar un chicle o chupar un caramelo, ambos sin azúcar. Si comes fuera de casa y no tienes medios de limpieza, estos dos elementos pueden ayudar al generarte saliva y arrastrar, con ella, las bacterias que provocan el mal aliento.

Estos consejos son válidos siempre y cuando los problemas de halitosis no sean derivados de enfermedades de tipo dental o gastrointestinal. Por eso, te recomendamos que visites a tu odontólogo o dentista para mantener tu dentadura alejada del mal aliento.

 

Post a Comment