Olvida estos malos hábitos si quieres una boca sana

Todos queremos una sonrisa bonita, pero para conseguirla conviene desterrar numerosos hábitos diarios que estropean nuestra dentadura. En Morales Cervera sabemos que, aunque la sonrisa es importante, todavía lo es más tener una boca sana en la que los dientes funcionen a la perfección.

En el día a día tenemos numerosas acciones automatizadas que, sin darnos cuenta, revierten en problemas estructurales de salud. Y la boca, uno de los indicadores claves de salud, es una de las partes del cuerpo que más sufre. Por ello, te proponemos una serie de hábitos a olvidar si quieres que tu boca esté totalmente sana y con su funcionalidad intacta.

Malos hábitos

  • Fumar: es una de las causas principales que van, no solo contra una boca sana sino que también afectan a la salud en general. En concreto, la nicotina provoca que en nuestros dientes salgan manchas y que se oscurezca el esmalte. Además, provoca enfermedades en las encías como gingivitis y puede acabar con la caída de los dientes.
  • Utilizarlos como herramienta: quien más, quien menos, ha utilizado sus dientes para abrir, partir, girar o aflojar cualquier cosa. Un mal hábito que puede provocar que, directamente, se rompan o, en menor medida, que se desgasten. También puede provocar que la pieza dental se mueva e, incluso, infecciones en las encías.
  • Beber muchos refrescos: los refrescos carbonatados son altamente contraindicados para mantener la boca sana, ya que contienen mucho azúcar que puede provocar que los dientes se piquen y le salgan caries. También se desaconsejan los refrescos porque los ácidos que contiene dañan el esmalte.
  • Rechinar o apretar mucho los dientes: este es un hábito que se conoce como bruxismo y provoca el desgaste dental, además de aflojar las piezas, por lo que puede que se pierdan partes o dientes enteros. El bruxismo se puede producir por estrés y se puede corregir con aparatos nocturnos que han de prescribirte expertos odontólogos.
  • Comer caramelos: su alto contenido en azúcar pica los dientes y hace que provoque caries. Además, hay algunos tipos que se quedan pegados a los dientes y esto daña el esmalte.
  • Usar palillos: la utilización de mondadientes para retirar los restos de alimentos que se quedan entre los dientes es un hábito que puede provocar daño en las encías. Conviene usar hilo dental o cepillos interdentales.
  • Consumir muchos cítricos: a pesar de lo recomendados que son para la salud por ser fuente de vitaminas, los cítricos están contraindicados para una boca sana porque su acidez provoca desgaste en el esmalte, que a su vez se puede traducir en caries o en sensibilidad dental.

Post a Comment