piscina cloro dientes

¿Cómo afecta el cloro de la piscina a tus dientes?

El verano es para disfrutarlo, con calma, amigos, familia y sin las presiones del día a día. Un tiempo estival en el que las piscinas son el lugar preferido para muchos y, por eso, nos preguntamos si el cloro afecta a tus dientes y, de ser así, cómo lo hace. Desde Morales Cervera sabemos que la relajación veraniega es normal y queremos darte toda la información para que tu salud bucal sea la mejor.

A pesar de que las piscinas son lugares en los que la higiene se extrema al máximo, también se concentran muchos factores que hacen que sea un terreno perfecto para la proliferación de bacterias y gérmenes. Humedad, temperatura o uso masivo son algunos de ellos. Para acabar con esas bacterias se utiliza, comúnmente, el cloro.

El cloro, a priori, no resulta dañino para los bañistas, siempre y cuando la exposición al mismo no sea muy prolongada, por lo que si pasamos mucho tiempo bajo el agua pueden darse algunos efectos secundarios. El cloro se utiliza para mantener un nivel de pH bueno en el agua, el problema es que ese no coincide con el de los dientes.

Mientras que en las piscinas se trabaja con niveles entre el 7,2 y el 8, el pH de la boca se suele situar entre el 6,5 y el 7. Cuanto más acentuada es esta diferencia, mayores serán los efectos del cloro en la salud bucodental.

La acidez es un factor que provoca el deterioro de nuestros dientes; la descomposición de las proteínas que se encuentran en nuestra boca eleva los depósitos orgánicos, haciendo que sea mucho más fácil la aparición de bacterias, placa bacteriana y, finalmente, sarro.

El pH de nuestra saliva tiene unos niveles determinados que se ven elevados por la inmersión en aguas cloradas, razón por la cual el cloro daña los dientes derivando en patologías o un desgaste si no tomamos medidas.

Por eso, las medidas que se han de tomar para disfrutar de la piscina este verano sin riesgo para los dientes por culpa del cloro son bastante sencillas: no pasar mucho tiempo sumergido bajo el agua. Se recomienda no estar más de 6 horas.

Si esto pasa, procura limpiar tus dientes con cepillos que tengan cerdas suaves y utiliza enjuagues bucales que acaben con todos los gérmenes y contaminantes químicos.

 

Post a Comment