¿Por qué una lengua limpia es fundamental?

No es un secreto que cepillarse los dientes varias veces al día es imprescindible. Lo que muchas personas no saben es la importancia que tiene para nuestra salud bucodental tener una lengua limpia. Este órgano es el gran olvidado a la hora de lavarnos los dientes, pero la acumulación de bacterias en él hace que sea del todo necesario limpiarlo en profundidad

Desde Morales Cervera queremos explicarte por qué limpiar tu lengua es fundamental y cómo hacerlo correctamente para evitar así enfermedades e infecciones.

La lengua juega un papel muy importante en nuestra boca, pero sus características favorecen la acumulación de bacterias. Por eso, si nos olvidamos de ella durante el cepillado de dientes, éste no será eficaz. Las bacterias se quedarán en las papilas gustativas y desde ahí se extenderán hacia el resto de la boca.

Algunas de las enfermedades que podemos prevenir con una lengua limpia son las caries, la placa, la gengivitis o la periodontitis. El cepillado de la lengua también es un gran aliado en la lucha contra la halitosis. Esta enfermedad es causa directa de las bacterias que se acumulan en la superficie de la lengua.

PRIMER PASO

Mantener limpia nuestra lengua nos asegura que nuestra higiene dental diaria esté completa. Si queremos hacerlo correctamente, tenemos que saber cuándo está sucia. Para llevar a cabo este paso te recomendamos que te coloques delante de un espejo y compruebes qué color tiene tu lengua. 

Si el color es rosado significa que realizas una higiene adecuada de tu boca. En cambio, si presenta un color blanquecino o amarillento es porque está sucia. En este último caso, también es posible que padezcas una afección, por lo que te aconsejamos que acudas a tu dentista de confianza.

SEGUNDO PASO

Es hora de cepillar nuestra lengua. Puedes usar un limpiador o rascador lingual, un aparato específico para este paso. El raspador eliminará los restos acumulados en la lengua, cuyas rugosidades hacen que sea complicado llegar bien a la zona. Si lo deseas, también puedes usar tu cepillo de dientes habitual, en caso de que éste incorpore una superficie rugosa en su dorso. Recuerda que debes evitar limpiar la lengua con las cerdas del cepillo de dientes, ya que su función no es esa y no conseguirás una buena limpieza.

TERCER PASO

Muchas personas evitan limpiarse la lengua con el cepillo porque al hacerlo sienten nauseas. Por esta razón, es importante usar uno con cerdas suaves o elegir un buen rascador. Ahora, con el rascador o con tu cepillo, limpia desde la parte más interna hacia fuera. Recuerda hacerlo suavemente para acostumbrarte y que se te haga más fácil con el tiempo.

Por último, examina tu lengua y observa si tienes manchas, zonas amarillentas o rojas o cualquier otra anomalía. Si es así, acude a tu dentista para detectar posibles enfermedades.

Estas son algunas de las pautas que puedes seguir para tener una lengua limpia. Es importante mantenerla en perfectas condiciones y seguir una higiene adecuada.

 

 

 

Post a Comment