Consejos para cuidar tu ortodoncia

La ortodoncia es un tratamiento de corrección dental cada vez más común. No solo se aconseja por motivos estéticos, sino que también es esencial para corregir a tiempo algunas anomalías dentales y prevenir muchas otras. Por eso, hemos seleccionado una serie de consejos para cuidar tu ortodoncia.

Si te acaban de colocar tus brackets es completamente normal que sientas alguna molestia e incluso un leve dolor. Esto ocurre porque todo cambio requiere un periodo de adaptación, así que no hay de qué preocuparse.

En Morales Cervera queremos ayudarte a cuidar tu ortodoncia y acostumbrarte a convivir con ella el tiempo que debas llevarla.

Molestias por la presión

Como te hemos aclarado anteriormente, la colocación de los brackets puede resultar molesta. Estos dolores no suelen durar más de 2 o 3 días, pero si la presión que sientes es muy fuerte, te recomendamos tomar un analgésico o antiinflamatorio para calmar el dolor.

Ten en cuenta que tu dentista ajustará una vez al mes tu ortodoncia, por lo que este consejo puede servirte también para molestias posteriores a la colocación.

Comer con ortodoncia

Durante los primeros días que lleves ortodoncia, ingiere alimentos blandos, como purés o sopas. De esta manera, evitarás masticar y disminuirás el riesgo de rozaduras o lesiones en encías o lengua. La cera dental se convertirá en una de tus grandes aliadas contra los brackets más molestos.

No hay ningún alimento que esté prohibido para las personas con aparato, pero debes tener cuidado con aquellos que son duros y pegajosos. Los chicles o las golosinas pueden despegar fragmentos o doblar los alambres, provocando que tus dientes de muevan incorrectamente.

Cepillado exhaustivo

Si utilizas ortodoncia debes tener cuenta que, tras cada comida, la limpieza de tus dientes tiene que ser exhaustiva. Es importante que cepilles cada diente, poniendo especial atención alrededor del bracket y por debajo de los alambres para eliminar cualquier resto de comida.

También te recomendamos elegir un cepillo flexible, suave y blando para que se adapte a tu ortodoncia y acceda a los huecos más difíciles. A tu rutina de limpieza, puedes añadirle un cepillo interdental para alcanzar las zonas a las que un cepillo convencional no llega.

El mejor consejo que podemos darte es que visites periódicamente a tu dentista para realizar un seguimiento adecuado del tratamiento y reajustar la ortodoncia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Post a Comment