Consecuencias y cuidado del traumatismo dental

El traumatismo dental es una enfermedad que se produce durante caídas o golpes que impliquen un fuerte impacto en la boca. Este tipo de traumatismos pueden producir lesiones en los tejidos dentales duros, en los periodontales y en los tejidos de soporte de los dientes.

¿Nunca has oído hablar del traumatismo dental? En Morales Cervera te explicamos cuáles son las consecuencias de esta lesión bucodental y qué tipos de traumatismo existen.

Lo primero que debes tener en cuenta que sus consecuencias varían. Pueden ser desde una laceración de labios hasta una fractura de diente o de los huesos de la mandíbula, entre otras.

DAÑO EN LOS DIENTES

La infracción del esmalte es uno de los daños más comunes que un traumatismo puede causar en el diente. En este caso, se produce un fractura de una parte del esmalte, pero no se pierde la estructura dental.

También puede llegar a producirse una fractura no complicada de la corona, en la que la pulpa dental no está expuesta. Sin embargo, si la pulpa está expuesta podríamos estar hablando de una fractura de la corona de nivel complicado.

Los daños en la corona pueden extenderse hasta la raíz y causar una fractura no complicada de raíz-corona o una fractura más complicada en el mismo área. En ambos casos la fractura de la corona se extiende por debajo de la línea de las encías. Su nivel de gravedad dependerá de si la pulpa dental queda expuesta o no.

TRAUMATISMO EN EL TEJIDO PERIODONTAL

Por otra parte, existen varias lesiones que pueden darse si el traumatismo afecta a los tejidos periodontales del diente. Entre ellas, destaca la subluxación o movilidad del diente debido a que se debilitan las estructuras del soporte.

La avulsión es otro de los daños periodontales que podemos padecer. Se produce cuando el diente está desplazado fuera de su propia cavidad. Asimismo, destaca la luxación lateral, en la que se desplaza un diente causando la fractura del hueso contiguo. La intrusión -el diente es empujado hacia el interior del hueso- y la extrusión -el diente es empujado hacia el exterior del hueso- son también dos tipos comunes de lesión por traumatismo.

TRATAMIENTO

Si has sufrido un traumatismo dental debes acudir inmediatamente a tu dentista de confianza. Con más urgencia aún si el daño se ha producido en el ligamento periodontal. Éste únicamente sobrevive dos horas si el diente llega a caerse.

Normalmente, el tratamiento adecuado para subluxación es el uso de una férula flexible que estabilizará el diente unas semanas, en las que el paciente debe seguir una dieta blanda. Una vez terminada le estabilización, se monitorizará el diente. Para paliar la extrusión, tu dentista reposicionará el diente y lo estabilizará con una férula hasta que su vitalidad pueda ser monitoreada.

En el caso de la luxación lateral, se realizará un reposicionamiento del diente para después llevar a cabo un tratamiento similar al de la subluxación. El tratamiento para la avulsión consiste en colocar el diente y ferulizarlo durante dos semanas, mientras que para curar una fractura del tejido duro de los dientes se estabilizarán los fragmentos con un férula y se extirpará, o no, el nervio según la gravedad.

La intrusión es la lesión que más variedad de tratamientos posee. Desde la erupción espontánea y  el reposicionamiento con ortodoncia hasta el tratamiento de conducto, que se usa para prevenir la reabsorción del diente, entre otros muchos.

Sin duda, lo más importante es que un profesional observe qué nivel de traumatismo padeces para darte un tratamiento adecuado y definitivo.

 

 

Post a Comment