Cómo afectan los excesos de Navidad a tus dientes

¿Cómo afectan los excesos de Navidad a tus dientes?

Con la Navidad llegan momentos de felicidad, de risas y de compartir momentos junto a nuestra gente. Algo que suele hacerse en torno a una mesa llena de alimentos o en un ambiente festivo en el que las bebidas nunca faltan. Así pues, son fechas en las que cometemos excesos y estos se notan en los dientes.

Desde la Clínica Morales Cervera queremos que vivas estas fechas con la pasión que se merecen y que eso no haga resentirse a tu salud bucodental. Por ello, queremos ayudarte explicando cómo afectan los excesos de Navidad a tus dientes.

Los dulces, el alcohol, el tabaco, el cambio de rutinas o el comer entre horas hace que descuidemos nuestros dientes y puedan surgir bacterias que favorezcan la creación de caries, se disminuya nuestro esmalte dental o nos aparezcan ciertas manchas en los dientes.

Tres son los hábitos en los que vamos detenernos y poner el foco para no perder detalle de cómo afectan a nuestros dientes y ayudar a tener sus consecuencias bajo control: dulces, alcohol y tabaco.

Dulces

La estrella de la Navidad, la bandeja de turrones y diferentes dulces que siempre se pone después de la comida copiosa a modo de postre interminable. Un poco de turrón duro por aquí, un mazapán por allá, qué rico el polvorón y voy a probar otro bombón. Con los dulces se sabe cuando se empieza pero no cuando se acaba, uno te lleva a otro y así, sin date cuenta, te ves con diferentes envoltorios que dan fe de tu pasión de Navidad por lo dulce.

Pero hay que tener cuidado, pues estos alimentos ricos en azúcar son nuestro enemigo en la lucha contra las caries, haciendo que en Navidad se aumenten las caries un 50%. Asimismo, los dulces hacen aumentar la sensibilidad dental, además de dañar nuestro esmalte.

Un correcto cepillado y un control a la hora de la ingesta de estos alimentos hará que nuestros dientes no sufran los excesos de la Navidad. Por un lado, si podemos elegir entre turrones, mejor escoger el duro para no dañar nuestros dientes esta Navidad. Esto es así porque contiene menos azúcar que el blando, siendo este último, además, más peligroso para la aparición de caries porque se queda pegado a los dientes y sus bacterias se mantienen más tiempo en nuestra dentadura.

Alcohol y bebidas carbonatadas

Por un lado, la ingesta prolongada de alcohol unida a la Navidad, sobre todo de vino tinto, hace que puedan aparecer manchas en nuestros dientes y que nuestra sonrisa se afee. Esto es debido a la acidez y a su alto contenido en taninos hace que pueda cambiar la pigmentación.

Por otro, las bebidas carbonatadas también son un enemigo de Navidad para nuestros dientes porque son muy agresivas con los mismos. Esto es así porque afectan al calcio del esmalte que recubre nuestros dientes y provoca que haya un desgaste continuado de manera prematura. Así, esta excesiva acidez hace que se aumente el riesgo de padecer caries y sensibilidad dental.

Tabaco

El tabaco es malo los 365 días del año, pero en Navidad, los fumadores, suelen aumentar la dosis al estar en un ambiente más distendido de manera continua. Un consumo desmedido hace aumentar exponencialmente las posibles apariciones de manchas en los dientes, así como graves daños en los mismos derivados de la nicotina por la eliminación de oxígeno.

Así pues, si tienes bajo control estos tres grupos de factores externos, tus dientes sufrirán menos de lo habitual durante los excesos de la Navidad. Asimismo, si compaginas este control con la ingesta de alimentos ricos en calcio y una correcta higiene bucodental, añadiendo un colutorio al habitual cepillado, tus dientes estarán en perfecto estado después de estas fechas de tanto ajetreo.

Post a Comment